lunes, 28 de octubre de 2019

Evolución económica de España tras el franquismo

Con el franquismo la economía de España se ve agravada en una crisis económica casi permanente desde el final de la Guerra Civil hasta los años 1950, caracterizado por una larga y profunda depresión económica, donde el intervencionismo impidió la asignación racional de recursos productivos. Lo que conllevó un grave deterioro de las condiciones de vida de los ciudadanos, el crecimiento de la miseria y el mercado negro. Pese a esto, en 1959 se aprueba el Plan Nacional de Estabilización, marcado por una mayor apertura comercial al exterior y un fortalecimiento del desarrollo. El cual tuvo un éxito inmediato para contener la inflación y rehacer las reservas de divisas hasta la crisis del petróleo de 1973, que provocó un alto crecimiento del paro y de la inflación.

A la crisis económica internacional, hay que añadir la crisis política española tras la muerte del dictador Francisco Franco en 1975, y la proclamación de Juan Carlos I como rey de España y la elaboración de una nueva constitución (Constitución de 1978), que introducía un sistema de monarquía parlamentaria.

Para estabilizar la sitación se firmaron los Pactos de la Moncloa, una serie de medidas consensuadas para hacer frente a las graves dificultades económicas, como la devaluación de la peseta, incremento de los salarios, contención de los salarios, etc... A continuación, se da paso a una economía de mercado y las pautas a seguir para tributar mediante Hacienda Pública.

Podemos ver la evolución que ha ido teniendo España además de sus crisis como la inmobiliaria en 2008.




En 1896, España accedió a la Comunidad Económica Europea bajo la presidencia de Felipe González.
La entrada de España en la Comunidad Económica Europea (CEE) el 1 de enero de 1986 aceleró y fortaleció el impulso económico iniciado. La entrada requirió que el país abriera su economía, con un fuerte incremento de la inversión extranjera y un impulso modernizador de la empresa española ante la competencia exterior.

Además, se produjo un incremento de las inversiones públicas en infraestructuras entre las que se encontraban las relativas a los fastos del 92, Olimpiadas de Barcelona y Exposición Universal de Sevilla. Se produjo un tirón del consumo motivado también por un efecto enriquecimiento provocado por la subida de la Bolsa y del valor de los inmuebles. Con esto, España aceleró el crecimiento de su PIB, redujo la deuda pública y redujo la tasa de desempleo.

Sin embargo, a principios de los noventa, una la recesión mundial golpeó duramente a nuestro país. La crisis económica, agravada por la incorrecta política económica del gobierno, disparó la inflación y el paro llegó a la cifra de tres millones de desempleados.
La política económica estuvo marcada por el Tratado de la Unión Europea (TUE), conocido también como Tratado de Maastricht, dirigido a la instauración del euro como moneda común de la Unión Europea (UE).
Las principales medidas suponían el control de la inflación y del déficit público establecidas en el Pacto de estabilidad y crecimiento.
La entrada del euro provocó una fase expansiva que duró hasta principios de 2008.






martes, 22 de octubre de 2019

La crisis económica 2008


La economía española ha pasado por diversos sucesos a lo largo de la historia, todos estos han hecho que la economía española de hoy en día sea así, sucesos como la guerra de los treinta años, la entrada de los Borbones en 1700, la segunda república y muchos más, siendo el más actual la crisis de 2008. 

La más actual ha sido la que más me ha impactado a mi ya que es la única que he vivido (porque nací en 2001), es conocida como La crisis de 2008 o La gran recesión. Esta crisis económica tiene comienzo en los Estados Unidos, pero poco a poco va afectando a muchos países del mundo, entre ellos España. Una de las principales causas de esta crisis fueron las hipotecas subprime de Estados Unidos, estas hipotecas generaron desconfianza y provocaron el cierre de bancos y produjeron numerosas quiebras financieras. 

En España una de las principales consecuencias que tuvo esta crisis fue el fuerte crecimiento del desempleo español, muchas de las empresas aumentaron la tasa de despido dejando así a miles de personas desocupadas.




Evolución del empleo español entre 2008 y 2012

Cuando la crisis económica llega a España, el país no se imaginaba que esta iba a tener largas consecuencias que se expandieran hasta la actualidad. El comienzo de la crisis coincide también con la burbuja inmobiliaria, la crisis bancaria y el gran aumento de personas desempleadas. Hasta julio de 2008 el Gobierno español no acepta que el país esté en crisis, antes de entrar en crisis el gobierno español había registrado el mayor crecimiento económico hasta el momento, este iba de la mano del sector de construcción, que posteriormente sería el más afectado por la crisis. 

Las viviendas dejaron de venderse de forma desmesurada y los precios de viviendas aún en ventas se dispararon. No fueron pocas las viviendas (ya eran casas, urbanizaciones o bloques de piso) que quedaron sin construir debido a la crisis. Los intereses para la adquisición de viviendas también aumentaron e influyeron en el descenso de compra de estas, los plazos para conceder créditos para hipotecas cada vez aumentaban más, hasta que llega el momento en el que la burbuja explota.


La burbuja explota y arrasa con todo lo que estaba en lo más alto, dejando a mucha gente de la construcción en la calle y a clientes descontentos por la ausencia de una casa nueva. Asimismo dejaba a bancos e quiebra y gente sin poder cobrar los créditos pedidos, dejando así una gran crisis económica que estaría afectando durante algunos años y que en algunos sectores sigue afectando en la actualidad.



Resultado de imagen de manifestaciones españa 2008
                                             Manifestación por el derecho a una vivienda


Entrada hecha por María Ruiz